¿Por qué amamos lo natural?

Nuestra piel no es perfecta, pero eso no significa que no puedas tener una piel sana. ¡No te dejes engañar! Es prácticamente imposible tener una piel naturalmente luminosa, sin imperfecciones, arrugas, cicatrices, barros, espinillas, bolsas debajo de los ojos, todo al mismo tiempo.

Y, claro, la piel de todos es completamente distinta. Todos tenemos ciertas cosas que nos gustaría mejorar o eliminar, pero tampoco significa que lo que le funcione a tu amiga o familiar, te vaya a funcionar a ti. La clave está en primero identificar lo que quieras mejorar, y encontrar los productos que sean ideales para ti.

 

Ahora, ¿por qué utilizar algo natural si probablemente vas a encontrar algún otro producto artificial? que igualmente te pueda funcionar. En muchas ocasiones nos encontramos en esas disyuntivas, donde no sabemos qué es mejor o peor.

No estamos diciendo que todo lo artificial es dañino, pero si hay muchas más probabilidades de que lo sean. Piensa por ejemplo en la comida y su impacto en el cuerpo. ¿Qué es mejor? ¿Una sopa instantánea que va a tardar por lo menos 3 meses en salir de tu organismo, o prepararte una sopa de manera natural? ¿Una bolsa de papas llenas de colorante que, si les prendes fuego, duran mucho tiempo encendidas y huelen a plástico, o unas papas horneadas o hasta fritas naturales?

Al final del día, las 4 te las puedes comer y disfrutar, solo que dos las vas a poder procesar correctamente y 2 van a dañar tu metabolismo y no te van a nutrir. Haz la misma comparación con los productos que uses, no solamente en tu cara, sino en tu cuerpo completo.

 

 

No estamos diciendo que los productos que tienen ingredientes artificiales o químicos no te van a ayudar, pero al corto o largo plazo pueden dañar tu salud. Tampoco estamos diciendo que los productos naturales son “productos milagro”. Lo que sí es que los productos naturales son los que más nutrientes le van a dar a tu piel, evitando poner tu salud en riesgo, y es lo que más nos importa en Raw: hacer productos para cuidar tu piel que hagan verdaderamente eso: CUIDARLA y no dañarla. Sabemos que es complicado hacer ese salto, porque la mayoría de nosotros en algún punto solamente utilizamos productos que no son 100% naturales en cualquier nivel. Queremos fomentar el uso de estos productos naturales por todos los beneficios, como:

 

  • Puedes usarlos cuantas veces quieras.
  • Son muy delicados en la piel.
  • No son tóxicos ni causan alergias (a menos de que naturalmente tengas alergia a algún ingrediente en especial).
  • Libres de químicos, conservadores y otras sustancias.
  • Aunque no lo creas, estás ayudando al medio ambiente, pues al ser naturales, no van a dañar ni a contaminar las fuentes de agua potable.
  • Van a otorgarle muchos más nutrientes a tu piel.
  • No tienen efectos secundarios.

 

¡Haz la prueba! Sabemos que no te vas a arrepentir y honestamente, no tienes nada qué perder, y muchas cosas qué ganar.


Dejar un comentario