5 Hábitos que están empeorando tu acné

 

50% de las mujeres entre 16 y 30 años sufren de acné, una condición que afecta a más de 60 millones de personas a nivel mundial.


Si eres como yo, has sufrido de acné y estás en una búsqueda incansable por una piel sin granos. Por muchos años me dediqué a probar todos los productos que prometían limpiar mi piel de todas las imperfecciones y nada.

Hoy me doy cuenta que se trataba más de mis hábitos y de ser constante con los productos que elegía. Pero sobre todo se trataba de entender las causas reales, de respetar mi piel y amar mi cuerpo con las cosas buenas y las malas también.


Así que empecemos con lo básico.    

  

¿Qué ocasiona el acné?

Un brote ocurre cuando los poros se obstruyen, el sebo se acumula y las bacterias que están en la piel se alimentan de este sebo y se multiplican.

 

Todos los tipos de acné empiezan con un poro obstruido.


La principal razón por la que generamos más sebo del necesario es un desbalance hormonal. Durante la pubertad el acné es sumamente común, pero las hormonas también se vuelven locas después de los 20. El estrés es uno de los principales culpables. Las dietas restrictivas, la comida chatarra y nuestro estilo de vida juegan un papel clave.

 

La desesperación que sentimos cuando llevamos ya mucho tiempo peleándonos contra el acné nos puede orillar a tener hábitos que lo empeoren. 

 

¿Qué hábitos están empeorando tu acné?  


Exponerte al sol
Es difícil convencer a las apasionadas del bronceado que la idea de que “los granos se secan en el sol” es completamente errónea. Cuándo nos exponemos al sol el acné parece calmarse. Pero no nos dejemos engañar por esta solución temporal, la resequedad que se genera en la piel ocasiona una sobreproducción de sebo, además de crear cicatrices que pueden durar toda la vida.
.

Lavarte demasiado la cara

Tener acné no es un castigo por tener la piel “sucia”. El exceso de sebo es el alimento de las bacterias que son las responsables del acné. Lo peor que puedes hacer para controlar el sebo es lavar demasiado la cara. Cuándo la piel está muy seca produce más sebo como respuesta y el ciclo vicioso nunca termina.


Tocar y exprimirte los granos

Tenemos 150 diferentes tipos de bacterias en todo momento en nuestras manos, si a eso le sumamos las bacterias que están en nuestro maquillaje y en el ambiente tenemos la receta perfecta para una piel imperfecta. 


Usar demasiados productos

Estar probando productos cada dos semanas no va a solucionar tu problema. Es importante que elijas los productos con conciencia, buscando evitar ingredientes químicos que dañen tu piel o que prometan cosas extraordinarias. Comprométete a un producto por lo menos por dos semanas antes de decidir si es o no para ti. 

 

Evitar a toda costa productos hidratantes

Todas las que sufrimos de acné amamos sentir la piel seca ya que es sinónimo de limpia, pero la realidad es que el acné no puede prosperar en una piel balanceada y bien cuidada. Hidrata tu piel todos los días y poco a poco verás una diferencia impresionante. 

 

¿La solución?

Es importante entender que no existe una cura definitiva contra el acné. La clave para su control es seleccionar los productos adecuados y ser muy consistente.

Lavar la cara todos los días, utilizar productos con propiedades curativas para eliminar bacterias y aplicar mascarillas que limpien a profundidad sin secar la piel. 

 


Dejar un comentario